LA ETERNA JUVENTUD – PREVENIR UN ENVEJECIMIENTO

Cada vez que me dicen que soy demasiado mayor para hacer algo, lo hago inmediatamente“, dijo Picasso, que murió pasados los 90 años en plenas facultades creativas. Quizás, sin saberlo, había puesto en práctica una de las maneras más eficaces de luchar contra el deterioro de la edad, mantenerse activo. Hoy, ser nonagenario ya no es excepcional; y dentro de 30 años será habitual. Alentada por la necesidad psicológica y física de llegar a viejos sin ser decrépitos y avalada por nuevas disciplinas científicas, la medicina antiaging es sin duda la reina de las terapias del nuevo siglo. Pero la pregunta está en si de verdad funciona?

¿Conseguiremos ser jóvenes con 80 añoS y lograr frenar el envejecimiento?

A lo largo de los siglos, la búsqueda de la eterna juventud ha sido una constante en todas las civilizaciones pero todos los recursos han sido en vano. La inmortalidad no es humana. Pero sin embargo se han descubierto cosas que ralentizan el envejecimiento físico, cosas que si se pone en práctica puede llegar a funcionar.

Hay investigadores de todos los ámbitos que se afanan por encontrar al gen o genes de la longevidad, desvelar el porqué del deterioro físico y mental, descifrar la bioquímica hormonal o explicar las razones que irremediablemente nos conducen a la muerte. Envejecer, de momento, no tiene cura; sin embargo, como dijo el actor Martin Held, “todo el mundo quiere llegar a viejo, pero nadie quiere serlo”. Y ante la halagüeña perspectiva de sobrepasar los 80 años que nos depara la esperanza de vida occidental, todas las disciplinas implicadas han abierto una nueva vía de investigación en la que el estudio del envejecimiento es el rey.

 

Para que los años se noten menos como ya habíamos comentado, tenemos unos pequeños trucos que si se ponen en práctica, funcionan la mar de bien mientras que ayuda a combatir parte del envejecimiento físico.

  1. Controlar el consumo de alcohol. Deshidrata y aumenta la producción de radicales libres.
  2. No fumar. Según la Sociedad Española de Medicina Estética, los fumadores envejecen 2,5 años más por cada 10.
  3. Tener pareja estable. El sexo libera hormona del crecimiento que ayuda a mantener la elasticidad de la piel, según el doctor David Weeks.
  4. Ejercitarse con moderación. Comprobado por los investigadores de la Universidad McMaster (Ontario).
  5. Reírse con los amigos. Reduce el estrés, que acelera el acortamiento de los telómeros.
  6. Protegerse del sol. Es el principal agente externo de envejecimiento.

El secreto está en una pequeña cuestión de interpretación. Julián Bayón, responsable de la unidad de control del envejecimiento de la Clínica Iván Mañero y Manuel Sánchez de la Clínica Planas, en su libro Antiaging, vive más años sintiéndote más joven (Bresca), afirman: “No es una medicina contra el envejecimiento, sino del envejecimiento, pensada para personas que desean cuidarse y envejecer con salud”. O lo que es lo mismo, no sirve para quitarse arrugas o ir contra el paso del tiempo. La idea de las terapias antiaging es estudiar todos los factores que intervienen en el proceso de envejecimiento y que afectan a la salud y la calidad de vida para controlar posibles males, amortiguarlos o evitar que aparezcan. “Es una disciplina preventiva, predictiva y regenerativa”, añaden, “no estudia el envejecimiento en abstracto, sino en cada persona”.

Hasta el momento deberíamos aprender a vivir con nuestro físico algo envejecido, pero con un espíritu y una vida joven. Aún no somos eternamente jóvenes físicamente, pero podemos llegar a serlo de corazón y transmitir eso a otras generaciones, eso mientras descubren la fórmula de la eterna juventud.